Sobre el futuro de las cámaras fotográficas


Olympus OMD + Pana 14mm. 6400 iso.

Quiero compartir con vosotros una reflexión personal sobre el tema, y para ello nada mejor que empezar por el principio. ¿Qué le pido a una cámara fotográfica digital moderna? Primero lo imprescindible: que tenga un ocular que reproduzca la imagen al 100%, enfoque automático rápido y preciso, calidad de imagen en general que incluye tanto a los objetivos como al sensor/procesador para poder fotografiar en cualquier condición lumínica, agilidad y rapidez en el funcionamiento y gestión de los archivos, menús lógicos, y tamaño y peso contenidos. Y luego lo deseable: limpieza efectiva de las malditas motas de polvo en el sensor, estabilización de imagen, flash integrado, pantalla posterior orientable de generoso tamaño , sellado contra polvo y agua, y muchos botones grandes para hacerlos servir de acceso directo a funciones imprescindibles. Seguro que me dejo algo que ya apuntaréis en los comentarios, pero si además todo esto va acompañado de una gama de objetivos fijos de calidad y zooms luminosos a la misma altura, flashes inalámbricos, conectividad sin cables, etc, pues ya lo tenemos. Si repasamos los aparatos fotográficos más comunes que están disponibles en la actualidad, pocas cámaras cumplen con todo eso, y sólo lo hacen las de gama muy alta o las profesionales. Cuando aparecieron los sistemas de cuerpos sin espejo teóricamente era para reducir tamaño y peso, y también esperábamos que menguara el precio. Después de unos años la experiencia ha sido agridulce, han ido mejorando y actualmente algunos modelos se acercan a las exigencias que apuntaba más arriba, pero a un precio que las iguala a similares de gama alta con espejo. Pero la ganancia en peso y tamaño es real y muchos fotógrafos que se ganan la vida arrastrando pesados equipos réflex miran con interés la evolución de las cámaras sin pentaprisma. ¿Qué pasaría si los fabricantes de cámaras profesionales con espejo, en vez de seguir la carrera de los megapíxeles y las tropecientas fotos por segundo, entraran en la guerra de reducir significativamente el tamaño y peso de sus buques insignia sin renunciar a las prestaciones? ¡Que se lo agradecerían las cervicales de un montón de personas! Y muchas estarían dispuestas a pagar porque así fuera. 
Este otoño se presenta calentito en cuanto a novedades de cámaras sin espejo y objetivos de gama alta, creo que subirán un escaloncito más en su progresión de calidad. No obstante, aún tienen pendiente el tema de hacer cuerpos básicos de coste ajustado para poder enfrentarse a similares con espejo, que aún les ganan la partida si hablamos de precios del entorno de los 300/400 euros. Las cámaras compactas de 100 € ya no tienen futuro porque los móviles las han fagocitado y es mejor renunciar directamente a fabricarlas. Por eso las cámaras básicas de cualquier fabricante habrían de ser de objetivos intercambiables, un terreno donde los móviles no pueden entrar (de momento), y si es con precios claramente por debajo de los 300 €, mejor.
Como podéis ver he puesto deberes a todos los fabricantes, aquí no se salva nadie. Pero todo lo comentado anteriormente sería en beneficio de los que disfrutamos la fotografía, para hacerlo mejor y porqué no, más barato. En todo caso aquí dejo mi punto de vista, será interesante revisar esta reflexión dentro de unos años...    

3 amigos han escrito:

David Galán dijo...

Mis preferencias basicas son mas modestas que las que has dicho, pero también es verdad que cada uno tiene las suyas. Hace tiempo que cambie Olympus por Nikon, sigo contento con Nikon y también sigo enfadado con Olympus. Lo único que quería comentar es que los fabricantes s piensan que somos tontos y cada vez que sale un modelo se "dejan"de incluir algo para que así compremos el modelo siguiente. Y creo que lo consiguen en parte, porque se venden tantos modelos primerizos y ademas escuchas en sitios especializados, bueno esperaremos a que el visor lo pongan en la siguiente versión o sino tienes el suyo por "tantos" euros.
Me parece indignante que tengas que comprarte las segundas o terceras versiones para tener lo que con una ya bastaba, y a seguir mejorando otras cosas que son mas importantes.
Se perfectamente que mi equipo se ha quedado anticuado, pero pienso que me sirve para mis propósitos y para los de mis clientes como me confiesan con la alegría y satisfacción al ver mis trabajos. Pienso que estamos en una sociedad poco realista con lo que cada uno necesita. Necesitamos no dejarnos llevar por los "cacharros" y mas por lo que cada uno necesita, tanto como profesional como por aficionado.
Perdón por el tocho. Por cierto muy buena la foto!!!

fotografofernando dijo...

Excelente articulo y da mucho que pensar

pdrolopz dijo...

Yo llevo mucho tiempo decepcionado con la lucha de megapíxeles que se llevan entre manos los diferentes fabricantes de cámaras fotográficas, y comparto totalmente los pensamientos de Galán.

Es muy fastidioso tener que rendirse a las especificaciones de los fabricantes que no escuchan las miles de voces que piden tal o cual característica en una cámara de fotos.

Yo miro con añoranza y cierta desazón aquel invento que salió hace mucho tiempo y que no interesó a las marcas seguir desarrollando como el carrete digital, que era plenamente compatible con nuestras antiguas máquinas, que son las únicas capaces de transmitirme las sensaciones que no ha conseguido transmitirme las cámaras digitales, limitadas electrónicamente desde antes de salir de casa con tantos clicks, tantas veces la enchufes o tantas veces la saques de la funda.

Hoy por hoy puedo entrar también a pedir el oro y el moro en una cámara fotográfica, pero tampoco estoy seguro de cuál será la que simplemente me transmita, la que al cogerla sepas que vas estar cómodo.

Y aunque es así cumplen las perspectivas, me niego rotundamente a gastarme un pastizal como vale una Leica, solo porque lleve un puntito rojo en el frontal.