"Mira en silencio, fotografía con respeto". Parte II

Madre e hija en un hospital de Gambia

David Airob, después de las magníficas entradas que ha hecho en su blog con el tema de "Video para fotógrafos", aún ha encontrado tiempo para explicarnos la frase de su autoría que da título a esta entrada. Sin más preámbulos, leed lo que dice David:


“…mira en silencio, fotografía con respeto” no era más que el resumen de aquello que, en mi humilde opinión, debería significar la palabra fotoperiodista.
“… mira en silencio” define nuestra presencia durante la cobertura de  cualquier información o reportaje. Estar ahí, detrás de nuestra cámara, sin molestar, sin alterar nada. Testigos mudos de todos los hechos que acontecen ante nuestra mirada. 
La segunda parte “…fotografía con respeto” involucraba nuestra responsabilidad sobre lo fotografiado. Ser conscientes y sobre todo consecuentes con todo aquello que a través de nuestras imágenes queremos mostrar y transmitir.
Ser fotoperiodista no es tan solo accionar el obturador. Es mucho más. Ante todo debe ser un acto de responsabilidad, de compromiso y de respeto hacia todo aquello que fotografiamos.
Por desgracia, se trata de un oficio sacudido desde hace ya unos años, por el intrusismo laboral, culpable en muchísimas ocasiones de la violación de nuestros códigos éticos, nuestro modo de proceder o nuestro modo de vivir este trabajo por el cual sentimos auténtica pasión.

Porque en estos tiempos que vivimos, donde todo el mundo es consciente de lo fácil que puede ser manipular digitalmente una imagen y por lo tanto la verdad, hemos de mantenernos firmes en nuestras convicciones y en esos modos de proceder, porque al final serán la mayor prueba de nuestra veracidad y transparencia.

Por mi parte nada que añadir, tan sólo darle las gracias a David una vez más por resumir en una frase toda una filosofía de vida, perdón, quería decir filosofía fotográfica...

David Airob por Agustí Carbonell


Por cierto, ésta entrada hace la número 1500 del blog, ¡No había manera mejor de celebrarlo!