Trípodes


Creo que el mejor aliado de la nitidez en una fotografía es el trípode. Un objetivo carísimo y bueno montado sobre la mejor de las cámaras puede no dar la calidad que se espera de él si no se hacen las cosas bien. ¡Y eso empieza por utilizar un buen trípode! Días atrás me lo pasé bomba haciendo la prueba de un aparato de éstos para los chicos de Quesabesde.  Cuando más disfruto en las pruebas es haciendo fotos, que es lo que me gusta, y ésta en concreto planteaba unos cuantos retos que solucioné con un poco de producción casera: le pedí la moto a un amigo para usarla de fondo, me fui a la costa a hacer las fotos que véis, o busqué unas florecillas para hacer las muestras del artículo y que tuvieran un poco de variedad visual.

Esta es la imagen que salió con la configuración que veis en la primera foto, aunque con un punto de vista un poquito más bajo. Utilicé un objetivo a 11mm, un filtro cokin degradado de los de toda la vida y un polarizador para quitar reflejos del agua. Una exposición larga hizo la imagen tan bonita del agua alrededor de la roca y un golpe de flash iluminó la piedra que hay en la bolsa del trípode para darle estabilidad. Por cierto, la foto de los dos trípodes está tomada con una compactilla, ya no me cabían más réflex en la bolsa!

4 amigos han escrito:

Jan Puerta dijo...

Ya se sabe que cuando una "compactilla" cae en manos de uno que sabe lo que se trae entre "manos", el resultado es obvio.
Un abrazo
Buen articulo, por cierto.

Las fotos de Sara dijo...

las fotos con o sin el tripode en ellas, maravillosas, a esto añadir que este finde estrené tripode!! jejeje

moncat dijo...

Excelente reflexión, que además suscribo al cien por cien, hace tres semanas estrené un trípode de verdad, en mi caso Manfrotto.
Nunca antes me había planteado la necesidad, pero ahora no podría renunciar.

Las fotos excelentes, prueba de que no siempre es indispensable una reflex-pro.

Saludos.

Beatriz dijo...

Buenísimas las fotos y el artículo.
Enhorabuena!

beatrizvilafotografia.blogspot.com