Toni Albà


 

Casualidades de la vida, conocí a Toni interpretando a su personaje del papa el mismo día en que Benedicto XVI oficiaba una misa en la Sagrada Família. Asistí al proceso casi mágico de maquillaje y caracterización , así como a los momentos de concentración al memorizar el guión entre bastidores. Mas tarde y ya en la actuación comprobé cómo era admirado por el público, por un lado porque reconocían al actor de un popular programa de televisión en Catalunya,  y por otro porque el papa inspira respeto en algunas personas. Toni trata a su personaje con cariño, lo hace cercano a la gente y les hace reir con sus trabalenguas mezclando italiano, castellano o catalán sin utilizar el recurso fácil de las palabrotas o expresiones soeces. Yo no tengo ninguna duda, il Papa seguro que reiría mucho si compartiera una tarde con Toni Albá igual que me sucedió a mi. Un placer.

3 amigos han escrito:

ercanito dijo...

¿Qué buena la primera! el recurso de quemar la lámpara para asemejarla a la luz divina me ha hecho sonreír.

Un abrazo.

frikosal dijo...

Buen trabajo !

josh dijo...

Que dos retratos tan buenos, y tan complementarios.
Aunque no vería yo el uno sin el otro, en el primero nos das tanta información que es como un tesoro.