De banderas, fútbol y política.

Cualquiera que se dé una vuelta por Bacelona estos días verá, mas o menos, dos banderas parecidas pero no iguales colgadas de los balcones. Una de ellas es la española, supongo que en apoyo a la selección de fútbol que está clasificada para jugar la final del mundial de fútbol en Sudáfrica. La otra es la catalana, en apoyo de la manifestación programada para hoy sábado 10/07/10 para que el Estatut no sea recortado por el Tribunal Constitucional. En el momento de escribir estas líneas aún no se ha celebrado ninguno de estos acontecimientos, y mi deseo es que triunfen ambos, o sea, que la selección gane el mundial y que Catalunya tenga el Estatut que se aprobó por referéndum en Junio de 2006. Se me ocurre un símil que podría unir ambas cuestiones: la selección de fútbol española hace un juego que maravilla al mundo basado en crear y construir jugadas a base de talento y tener el balón. En la mayoría de partidos sus rivales confían en  la táctica de intentar desmontar ese tipo de juego ya sea a base del patadón y tentetieso o bien en el marcaje férreo al hombre, para en cuanto pueden montar un contragolpe a base de velocidad y marcar un gol al descuido. En el tema del Estaut pasa en mi opinión algo similar: se trabaja intensamente para eleborar una ley básica para el funcionamiento de Catalunya, consensuada por todos los partidos y aprobada en referéndum por los catalanes, y cuatro años mas tarde (si, cuatro años de espera) ese texto es rechazado por presunta inconstitucionalidad.
Si la política fuera fútbol sería como si el equipo rival de Catalunya, que no enemigo, ha decidido poner una reclamación para desmontar el tipo de juego catalán diciendo que el reglamento no lo permite, y encima el árbitro (que días antes del partido presumía en la prensa sin cortarse ni un pelo de tener el carnet de socio del equipo rival ) lo corrobora.
Pero esto es Catalunya amigos, y la crispación no entra en el talante catalán. Aquí estamos acostumbrados a vivir con la diferencia, por lo que las banderas y las ideas se respetan por muy alejadas que estén entre sí. No hay mas remedio, para la convivencia igual que para un buen partido de fútbol, no hay nada como el respeto por el rival, que no enemigo, y que cada uno se dedique a jugar a su manera. Y si además los árbitros son imparciales, la política y la gente sale ganando.
Uy, perdón, quería decir el fútbol y la gente, es que llega un momento en que uno ya lo confunde todo...
   

9 amigos han escrito:

davidrogonza dijo...

La voz del pueblo se sigue sin respetar y los deportes siguen siendo una maravillosa manera de entretener y adormecer a las mentes de este país.

Me da la sensación que aun hoy, no hemos acabado la transición hacia una democracia plena y real.

joseba zabalza dijo...

Hola Martín;

No había entrado nunca en tu blog y la verdad es que me gusta mucho, es interesante con buen contenido y buena fotografía. Pero vamos a lo de la entrada.

Yo España quiero que pierda hasta en los mundiales de futbolín, porque es tal el machaque y las ganas de que nos volvamos españoles a la fuerza, que me da todo mucho asco. Aquí en Pamplona, en plenos Sanfernimes el ayuntamiento está españolizandonos a la fuerza, poniendo una pantalla gigante para ver a "la roja" y invitando a que nos invadan miles de españoles con sus banderas, su canción..."yo soy español" y todo su folckore rancio, algo ajeno a Pamplona y sus fiestas. Como diría Pepe Rubianes yo me cago en España y que se metan España por el culo, por todo lo que implica. Y a mi me gusta el fútbol y como tu bien dices son los que mejor juegan del mundial, le dieron un baño a Alemania, pero ojalá pierdan y además siento que el gol lo marcara un catalán y además catalanista. Cuando juegue Cataluña un mundial, porque se lo mecece y hasta no podría ganar, apoyaré a Cataluña, que es una nación por mucho que les joda a los españoles. Parece que siempre tenemos que vivir plegados a lo que se diga en Madrid y muchos ya estamos hartos.

Vaya chapa.


Un saludo y salud para todos.

Joseba Zabalza.

Ducky dijo...

Me ha encantado la entrada de hoy, Martín.
Una vez más me demuestras que las buenas fotos sólo son algo más de lo que tu sabes hacer bien.

Jaime Capote dijo...

Yo daría una vuelta más de tuerca y volvería a las ciudades estado al estilo de la antigua Grecia...
Además, siguiendo el hilo del futbol, estaría bien volver a las ligas entre barrios como cuando éramos chavales: Casco Antiguo 1 - Rochapea 2. Podría ser un buen resultado en la ciudad estado de Pamplona, por ejemplo.

ercanito dijo...

No te falta razón, Martín. El respeto es la base de toda convivencia, y si no la hay siempre habrá conflictos.

Lo del Estatut ha sido un circo desde el principio, y lo único que ha logrado es afear la imagen que se tiene en toda la Península de los catalanes. Estatut hasta la sopa, y todo para que al final un puñado de jueces conservadores tengan la última palabra. Pero esto se sabía, y se han seguido los pasos que llevarían a lo que todos sabían y nadie quería.
Yo respeto el catalanismo, andalucismo y toda forma de identidad personal o nacional, siempre y cuando sea de forma respetuosa (no me simpatizan los radicalismos del señor Zabalza, ni los que se vierten en sentido contrario).

Todo esto del fútbol está logrando dos cosas que debieran haberse conseguido antes, pero que me alegran bastante. Una es que la gente pueda lucir la bandera de España sin temor a ser tachado de facha, y la otra es la convivencia que se está viendo, sana, de banderas de España con las de las Comunidades Autónomas.

Eso sí, Cataluña o Catalunya, como más guste, está sufriendo esa diferencia de la que hablas. El Estatuto de Autonomía Andaluz es una copia casi textual del catalán y hasta ahora sigue vigente. Entiendo la queja perfectamente.

Un saludo, maestro.

Anónimo dijo...

Hartazgo de banderas, fútbol y politica.

Màrius LG dijo...

Hola Martin, hasta hoy no habia visto esta entrada que creo te merece un comentario: Terreno resbaladizo ese de la politica y la justicia, la mayoria de las veces esos dos caminos sirven para beneficio de unos pocos, te lo digo yo que por profesion y experiancia me jacto de saber "un poco", si, un poco porque la politica y la justicia nunca dejaran de sorprendernos.

Com sempre, una abraçada.

alfonsodf dijo...

Respecto al estatuto, pertenezco al 70% de electorado que no fue a votar porque no le interesaba lo más mínimo, y al 99% de electorado que no lo ha leido porque tiene cosas mejores que hacer.

Mientras tanto, políticos de un bando y de otro no hacen más que crear conflictos donde no los hay y perder el tiempo en asuntos que no son realmente importantes, lo único que les interesa es aferrarse a la poltrona a cualquier precio.

Haya o no haya estatuto, y haya ganado España o no el mundial, la mayoría de los ciudadanos seguirán teniendo los problemas de siempre: levantarse a las 6,30 de la mañana para estar 12 horas en la calle a cambio de un salario que apenas llega para pagar la hipoteca y comer, y eso si tienen la suerte de conservar el empleo. Esto a los políticos les importa más bien poco, es algo totalmente ajeno a ellos.

Pedro Salaverría dijo...

Estimado Martín, tras unos obligados meses de ausencia, vuelvo a pasearme, con gran satisfacción, por tu página. Tu trabajo como siempre: magnífico.

Tan solo una apreciación: el Estatuto no es "presuntamente inconstitucional", el Estatuto es "Inconstitucional" tal y como dictaminó el Tribunal Constitucional. Así son las reglas del juego.