Hiedra, roca, agua....



La línea de arboles quedaba lejos, pero prometían sombra y frescor. El sol caía casi vertical, aplastando todo ser vivo bajo su dominio. Las espigas doradas se erguian compitiendo por ser la mas alta, la mas esbelta, saludando al viento con movimientos de cabeza. Las amapolas sonrojadas se ofrecían a los bichos despistados para que pasaran un rato con ellas y les explicaran historias de mas allá de las montañas. Las mariposas, frenéticas por el calor, ya ni se posaban y se dedicaban a aprovechar el aire caliente que subía del suelo y volar mas y mas, cada vez mas alto, hacia el azul, hasta que el frío las hacía bajar, cansadas. Al aproximarme a los árboles pude oír el agua, y cuando entré en la sombra acogedora un escalofrío recorrió mi espalda. Me senté junto al cauce y dejé que poco a poco bajaran los latidos de mi corazón, buscando captar el espíritu del río. Yo diría que mientras estuve allí sentado, el agua fluyó también por mi interior......
Olympus E3 + Zuiko 12-60

4 amigos han escrito:

Belén dijo...

La mayoría de la gente mira SIN MIRAR, y habla sin decir.
Que bueno que hay gente que todavía mira...
Un placer haber pasado por este blog

Pilar Marsà dijo...

No todos aprovechan los lunes al sol como tu, desde luego vaya ritmo llevas con el lbog, suelo pasearme y cada vez me sorprendes mas, para bien... Enhorabuena por tan buenas fotos. Quisiera compartir tertulia un dia de estos o una salida a buscar momentos robados ;-)
Un abrazo.

Martin Gallego dijo...

Venga, eso está hecho. Te escribo!

manelympus dijo...

Como yo estaba ahí, se del tiempo que te llevo realizar esta foto, varias tomas, diferentes ángulos... pero no sólo pienso que haya valído la pena... es que leyendo luego el "comentario", entiendo... que le dedicaras ese tiempo, el que se merecia, sin duda...

Martín, cada vez estoy más convencido de que ver una foto tuya, sin comentario, escrito u oral, se me hará extraño... aunque se que ello no afectara a la excelente calidad de las imagenes, a la que nos tienes acostumbrados... pero, si que le faltara ese "caliu"... esa casi intimación... entre tú, la fotografía y nosotros...
Una abraçada xavalet.