Anónimo Veneciano



Olympus E-M5 MKII + MZuiko 40-150 F4-5.6


Edito: Como podréis ver en los comentarios, Mara pide ver la imagen original de esta foto, y además contaré la pequeña historia que hay detrás de ella.

Venecia es otra ciudad al caer la noche, más misteriosa y atractiva si cabe. Por eso decidí salir a dar un paseo nocturno con la idea de aplicar un poquito de creatividad si ello era posible en una ciudad que ha sido fotografiada hasta la saciedad de todas las maneras imaginables:

Venecia y la noche

Así que me dirigí a la zona de la Piazza San Marco, allí donde todo el mundo va a fotografiar las góndolas. La idea no era muy original, así que el reto era hacerlo a mi manera. Como me encantan las imágenes con movimiento, estuve un buen rato probando encuadres y tiempos de exposición variados, moviendo la cámara a propósito hasta conseguir alguna imagen atractiva. No se si lo conseguí, pero por ejemplo la que sigue me gusta bastante:


Mas tarde, ya cansado de tanto menear la cámara, monté el flash e intenté alguna cosa con él jugando con largas exposiciones y un golpe de luz para congelar el movimiento. Mientras hacía estas pruebas, me di cuenta de que la parte delantera de las góndolas era de acero inoxibable y si buscaba el ángulo adecuado el reflejo del flash en esta parte metálica podía dar una imagen muy sintetizada de las famosas barcas venecianas. Pero claro, hacerlo de una sola góndola era fácil, hacerlo de un grupo ya no lo fue tanto ya que cada una se movía arriba y abajo a su ritmo:


Me di cuenta de que la imagen era posible, aunque requería de una alta dosis de paciencia para acertar el momento en que las embarcaciones estuvieran más o menos bien alineadas, dependiendo del ritmo de las olas que llegaban al embarcadero. Por otro lado, imaginé que un procesado en BN le sentaria bien a la imagen ya que como podéis ver casi no aparecian otros colores. Hubo suerte y después de un centenar de disparos aproximadamente apareció una que cumplia con lo que buscaba: bien alineadas y además la curva inferior de la embarcación más cercana salía del ángulo del fotograma. Aqui la tenéis:

Imagen original, antes de procesar.
Una vez ya en casa, hice el procesado que había imaginado. La pasé a formato 3:2 para que no aparecieran los postes de la parte superior de la imagen original y luego utilicé el plugin de Photoshop llamado Silver Efex Pro para pasar la imagen a grises (descargadlo, es gratuito!). A continuación estuve jugando con virados, grano y bordes hasta dejar la imagen con una estética antigua, como sin duda son las góndolas y su enigmática proa. Me pareció que tema y procesado se avenian y la guardé como un pequeño tesoro, como lo son cada una de las imágenes que guardan una pequeña historia dentro de si. Historias de la fotografía.


5 amigos han escrito:

Mara dijo...

Me ha costado ver las góndolas en la fotografía. De entrada, he visto cuchillas, cabezas con casco de extraños guerreros avanzando en formación...

Un blanco y negro muy blanco y muy negro. Dramático y muy interesante.

Gracias.

Mara dijo...

Porque, son góndolas, ¿no?
¿Nos puedes poner el original sin tratar, para comparar?
Porfa... ¿Por favor?

Mara dijo...

Me gusta mucho este blog. ¿Lo conoces?
http://trestrisqueles.blogspot.com.es/

Martin Gallego dijo...

Hehehe, Mara, dame un poquito de tiempo y cuanto algunas cosas de esta foto! Saludetes!

Mara dijo...

Me encantan las historias.

Y ésta me ha gustado mucho.

¡Gracias, Martín!

Buen sábado.

¡Ah! Y me he enamorado de la primera foto, tan lejos del drama, de lo monumental. Tan cerca de la luz, del verano y de la alegría. O eso me ha parecido.