Pomés


Descolgué el teléfono y la voz al otro lado dijo: "Pomés".  Al oír tan sólo el apellido a modo de presentación volví a la Barcelona de hace 30 o 40 años, cuando esa era la manera en que algunas personas iniciaban la conversación. Eran tiempos grises, o mejor dicho en blanco y negro en los que la vida era sencilla porque no había muchas opciones. Leopoldo me retorna a esos tiempos de juventud a través de imágenes en las que las chicas aún me parecen terriblemente modernas y la ciudad se viste elegante. Esa sería una buena definición para el conjunto de la obra de Pomés, elegancia conseguida a base de síntesis para mostrar tan sólo aquello que importa con un dominio de la luz sencillamente perfecto. Y eso, amigos míos, es Fotografía en su mejor expresión.
Si no me creéis, visitad la exposición de La Pedrera y luego me contáis.

1 amigos han escrito:

Ramon Pruneda Segura dijo...

És ben cert, el que dius, Pomés per mi és la sublimació de l'elegància fotogràfica i l'estètica de la imatge.