Mongat, un domingo por la tarde de invierno.


Vaya navidades de disfrutar de La Fotografía en clave de teleobjetivos! Por mis manos han pasado varias piezas exquisitas de prueba y no puedo dejar de sentirme un poco privilegiado. Eso si, también conlleva la responsabilidad de intentar hacer buenas fotos, aunque sean de una escena cotidiana como la que acompaña a esta entrada. 
La vida es el mejor banco de pruebas!

Olympus E-M1 + Zuiko 150 F2 de 4/3

2 amigos han escrito:

Basile Pesso dijo...

Excelente !

Adrián Ramírez dijo...

La foto está preciosa. El teleobjetivo me gusta mucho para esas fotografías de momentos cotidianos y que uno pase desapercibido, porque genera resultados muy naturales.