La luz del atardecer incendiaba las espigas...


Es lo que tiene el invierno, hay pocos bichos y me tengo que buscar la vida fotográficamente hablando!

Olympus E-M1 + Zuiko 150 F2, por supuesto el estabilizador de imagen estaba desconectado!

1 amigos han escrito:

Jorge Munoz dijo...

un experimento con un resultado extraordinario.