Cómo la hice


Venga, os cuento el proceso que hice hasta conseguir esta imagen. No es que sea una gran foto, pero con los elementos que había me doy por satisfecho. Eso si, seguro que a  alguno de vosotros le puede gustar más alguna otra de las muestro, vamos allá:


En el lateral de un mercado de Sant Adrià de Besós me encontré esta pared que me llamó la atención. Hice esta composición simple de arriba y pensé que quizás valdría la pena esperar a que pasara alguien para incluir Factor Humano. Así que me retiré unos metros para no hacerme tan visible y encontré una señal en la esquina que se complementaba bien con la escena anterior:


Vale, ya tenia otra vez una compo chula, pero me volvía a faltar una persona pasando por allí, y si era en el sentido de las flechas mucho mejor. Pero donde yo estaba, si hacía un único disparo cuando veía aparecer la gente, me la jugaba ya que no me daba tiempo a encuadrar y disparar, y la persona no aparecía donde yo quería, o sea, entre las dos señales:


Así que empecé a disparar en ráfaga tan pronto veía a  alguien aparecer por el encuadre, pero la mayoría de veces no pasaban por donde me hubiera gustado:



Y por fin, después de unos 20 minutos de espera y pruebas varias, pasó una persona por el lugar conveniente y yo estuve preparado. Hice una serie de unas 12 o 14 fotos y esta con la señora situada de manera simétrica entre las señales creo que es la correcta.  ¿También es la que más os gusta?


6 amigos han escrito:

Eduard Marquès dijo...

Sense cap mena de dubte. Quina paciència!

Carmen Arias dijo...

Me parece su te ha quedado fantástica, tanto en la composición como en los atractivos colores.
La paciencia te recompensó.
Besos.

Miquel dijo...

y luego dicen qque hacer fotos es tan fácil.......excelente composición

Carme Gotsens Vila dijo...

Me encanta. Muy buena composición, merecía la pena esperar!

Josh dijo...

Casi imprescindible el factor humano. Siempre redondea un gran encuadre.
Un saludo.

Javier R. Linera dijo...

Coincido contigo en la mejor, estupenda. Todo un premio a la paciencia, que tan necesaria es (además del ojo, claro). La guinda hubiese sido que la señora tuviese ambas piernas extendidas. Saludos.