Paula en la fiesta de graduación.


Hacía días que tenía esta foto preparada y también el consentimiento de los padres de Paula para publicarla, que son las dos personas que aparecen justo por detrás de ella, pero no me decidía a hacerlo por una cuestión de respeto y privacidad. Pero como creo que vivimos en unos tiempos convulsos e injustos he tirado por en medio y he intentado hacer una entrada políticamente correcta (más o menos), aunque necesariamente reivindicativa.
 Como ya sabéis, de vez en cuando me gusta acompañar las fotografías de una pequeña reflexión y en este caso quería levantar un poco la voz en contra de los recortes sociales, otra vez. Hace muchísimo tiempo los seres humanos empezamos a diferenciarnos del resto de animales, entre otras cosas, porque cuidábamos a nuestros semejantes con facultades mermadas de manera transitoria o permanente. Estudios de nuestros inmediatos antecesores parecen demostrar que individuos gravemente enfermos fueron cuidados por el grupo y sobrevivieron largo tiempo. 500.000 años después, uno de los indicadores de bienestar de los países más avanzados es la cantidad de dinero y recursos destinados a ayudar en la medida de lo posible a los que lo necesitan. En ese sentido, el país en el que vivimos ha vuelto a retroceder a la edad de piedra ya que los niveles de recortes en temas de ayudas a personas necesitadas y su entorno ha sido brutal mientras, por ejemplo la banca, recibía miles de millones de euros que habían desaparecido no se sabe aún cómo.  La codicia de unos pocos es el sufrimiento de muchos, está claro que hay que revertir la situación aunque mucho me temo que los que manejan el cotarro están más por asegurar su futuro que por ayudar a los que lo necesitan...

Olympus E-M10 + MZuiko 17mm

4 amigos han escrito:

moncat dijo...

Totalment d'acord amb les teves paraules. Tambe la fotografia ens serveix per rendivicar un mon mes just.
Una abraçada.

H.O dijo...

I can't read your language but nice photo I like it.

Eduard Marquès dijo...

Possiblement més sovint tots hauríem de donar un cop de puny sobre la taula i dir prou. Pensem-hi el dia d'anar a votar

Anónimo dijo...

Un cop més un comentari molt encertat!
La foto és preciosa.

Meritxell