Postales de la indignación: no hay dignidad en la pobreza


La pobreza a la que nos han abocado los especuladores con el beneplácito de muchos políticos está llevando a que personas sin recursos se vean obligadas a vender sus pocas pertenencias en mercadillos clandestinos en la ciudad. Esta mujer podría ser mi madre, mi tía, yo mismo. Hoy es el 20-N, creo que hemos tirado por la borda 30 años de democracia.
Cuando inicié esta serie de Postales de la Indignación creía que iba a ser corta, que la situación de estafa colectiva en la que vivimos (en los telediarios le llaman crisis) duraría poco tiempo. No está siendo así, cada vez hay más gente que sufre sin merecerlo...

Olympus E-M1 + Pana 14mm

2 amigos han escrito:

Japy dijo...

Magnifico retrato de estos momentos duros que estamos viviendo. Un abrazo.

Martin Pedernera dijo...

Sensibilidad. muy buen mensaje, en estas épocas. Gracias por el curso.