Andrea


Hay fotos que duelen, no por lo que vemos sino por lo que significan. Y otras que transmiten optimismo, alegría de vivir.  Retraté a Andrea, hija de Paco Elvira, el día que se hizo una exposición en Idep en memoria de su padre y el lugar que elegí es el mismo que aparece en la foto enlazada al inicio de este post para contrarrestar  en mi memoria visual las malas vibraciones de la primera.  
Ella nos dio una lección de cómo encarar los malos momentos y el mejor homenaje que le podía hacer es una foto llena de luz, con naturalidad y alegría, como a Paco le habría gustado verla.

Olympus E-M5 + Pana 14mm

PD: No consigo que la foto se vea como el original. O sube oscura o con una dominante sepia. He elegido el mar menor y he dejado la que está un poco oscura, pero en grises. No se si hago algo mal o Blogger no funciona bien...

4 amigos han escrito:

Màrius LG dijo...

Los peques, aunque no lo parezca, son los que mejores asimilan ciertas situaciones, los mayores no somos así, y vivimos muchas veces de los buenos recuerdos, nos ayuda a continuar.

Un gran homenaje, si señor.

Una abraçada.

Jorge M. Bernal dijo...

Buen homenaje.



- Respecto a lo de blogger, a mí también me pasa, pero al contrario que a ti, a mi me salen con sobreexposición. Creo que es blogger...

Berto Garcia dijo...

Sorpresa al encontrar eset blog y la imagen de la hija de Paco Elvira del cual era seguidor e intercambiaba opiniones recibiendo siempre sin nada a cambio sus consejos como fotos desde mi ventana ....recuerdos bonitos se vienen a la memoria...un simple aficionado como yo a la fotografia lo recuerda con emocion abrazos amigo

Alberto Tallón dijo...

que razón tienes, hay fotos que duelen, y mucho