Davo


David es un enfermo de fotografía como yo, un par de entradas más abajo ya puse un enlace a su galería de Flickr. La misma tarde en que fotografié a Julian, el de las cámaras clásicas, nos fuimos a tomar un vinito y a charlar de fotografía. Yo debía hablar mucho, porque Davo me miraba con la misma cara que veis, no se si aburrido o en realidad miraba a una rubia que había a mi espalda que debía ser más interesante. Para la foto me prestó su Zuiko 45mm F:1.8, un objetivo ideal para retrato (equivalente a un 90mm en formato completo) y que da unos desenfoques muy chulos.
Por cierto, cada vez me gusta más retratar a la gente...

Olympus OMD + MZuiko 45mm F 1.8

2 amigos han escrito:

Jan Puerta dijo...

Quizás lo menos artificial sea el retrato Martín. Uno se enfrenta con las emociones muy cerca.
Un abrazo

paulino dijo...

¡Estupendo retrato! MARTIN,un saludo.