El Call


O antiguo barrio judío, en Barcelona. Buscar la luz de la mañana entre callejones que tienen más de mil años es una experiencia casi mística.

Olympus OMD + Zuiko 12-50

6 amigos han escrito:

moncat dijo...

magnífica, y esos dos faroles, auténticas guindas para la composición.

Erelea dijo...

Me tienen intrigado.
Los puntos blancos entre las farolas no son estrellas ¿verdad?

Martin Gallego dijo...

Erelea, ya me habría gustado, jejeje, pero es la decoración de Navidad que aún estaba por descolgar!
Un saludo.

elisa gulminelli dijo...

la luz y el gato!

Jaime dijo...

Creo que ese gato ladra ;-)
Fotón!

XuanRata dijo...

Es cierto, nada como las primeras luces, y la sensación de que somos los primeros (después de los perros, y de los gatos, claro).