Pasó por mis manos: Sigma EM 140 DG



Este Sigma es un flash específico para hacer macrofotografía. Cuando lo probé, comparándolo con otros similares, me gustó mucho porque es muy potente, dosificable, y puede trabajar sincronizado con altas velocidades de disparo. Para la foto de muestra que pongo más arriba utilicé una Pentax K20D y un objetivo macro Sigma de 105 mm. 

En la actualidad ya no utilizo flashes anulares o dobles para hacer macros, cuando paso muchas horas en la montaña el peso es un factor que tengo muy en cuenta debido a mis pobres cervicales...

6 amigos han escrito:

moncat dijo...

Felicidades Martín, una toma espectacular.
El hábito no hace al monje, aunque el flash que nos comentas estaba de tu lado, hay que saber dosificarlo justo en el instante.
Saludos.

Odel dijo...

Uma pasada de macro,esta genial

Albert dijo...

Se de mas de un integrista, que te pondría de vuelta y media por el ruido de la foto, pero a mi me gusta, soy de la generación del tri-x forzado a 1600... y creo que un ruido moderado, puede aportar calidez a la toma, felicidades, me gusta mucho!!

Jorreto dijo...

Después de usarlo durante dos años me decanté por el sistema Nikon, el R1C1, inalambrico y mucho mas versatil que el Sigma que, además, dá una iluminación excesivamente plana, en mi opinión.
Saludos,

Juan Carlos Martín dijo...

Sin un flash así, que permita sincronizaciones a alta velocidad, sería imposible conseguir una foto como esta. Aunque, claro, la mano del fotógrafo siempre tiene mucho más que decir.

Saludos.

ercanito dijo...

De hecho, menos es más.

Por cierto, las cervicales malas, el talento peor ;)