Señalemos a los lobos


En un taller de construcción de armas paleolíticas para los niños expliqué para qué servían y cómo se utilizaban. Cuando pensaba en qué cosas les iba a decir les oculté que esas armas eran utilizadas para cazar animales pero también otros homínidos, para comerlos. Creo sinceramente que el próximo paso en la evolución humana, que aún está por llegar,  es el respeto por la vida del prójimo. La eliminación física de los que no pertenecían al propio clan en la antigüedad o la segregación y/o explotación de los que son diferentes en la actualidad, son la misma cosa. Me considero una mente primaria y primitiva, pero de pequeño me enseñaron el respeto por mis semejantes. Por eso no entiendo los motivos ni justificaciones de las guerras, ni los lobos de dos piernas que cazan a los débiles del rebaño humano. Los que se sienten capacitados para ordenar un ataque preventivo en un país extranjero o los que desde un despacho se lucran a costa del resto de la sociedad sabiendo que crean pobreza y sufrimiento, son la misma cosa. La fuerza de la raza humana reside en su organización y cultura colectiva. Fuimos predadores, pero ya no hay espacio en el planeta ni en nuestra conciencia para ello. 
Hacer un alegato pacifista con los tiempos que corren no parece tener sentido. Sin embargo, nada nos impide señalar con el dedo a los lobos para que nos dejen en paz y podamos  trabajar de cara a un futuro mejor.
En Islandia han sabido cómo hacerlo. 

7 amigos han escrito:

Juan A. Lemos Hoffen dijo...

Hacer un alegato pacifista con los tiempos que corren es lo que más sentido tiene.

hugo solo dijo...

Como profesor hay que saber que se le enseña a los niños si no quieres decirles para que sirven las armas no hables de armas asi que como profesor suspendido estos niños mas de uno en sus casas tienen hermanos mayores que tienen videojuegos o bola de drac al igual son mas espabilados que el profe y se callan por que lo saben o sondean.

Ducky dijo...

Islandia nos ha abierto la puerta a la esperanza, a pensar que aún podemos ser capaces de encontrar fórmulas para un mundo más justo que dejar a nuestros hijos.

hugo solo dijo...

Cuantos habitantes tiene islandia?

Martin Gallego dijo...

Hugo, ya se que te encantan las armas, pero a mí no, las desprecio profundamente. En cuanto a lo de Islandia, supongo que al tener muchos menos habitantes les es más fácil organizarse y por otro lado, se acaban conociendo todos. Aquí somos muchísimos más y tenemos la tele que nos adormece y nos separa, cada uno en su casita y atontado.
Paso a activar la moderación de comentarios, no quiero que esto se convierta en un diálogo o en un monólogo. Saludos.

XuanRata dijo...

Tendemos a pensar que la violencia forma parte de nuestros instintos, instintos que deben ser superados a través de la cultura. Sin embargo la solidaridad y la tolerancia entre otros factores permitieron la aparición de sociedades cohesionadas hace miles de años, y estos sentimientos forman también parte de nuestra carga genética. Son cosas que también conviene enseñar, y practicar, naturalmente.

Un abrazo, Martín.

Màrius LG dijo...

Hola Martin, alguna vez te he dado las gracias por poderme expresar en tu espacio, si me permites esta vez, reproducire una cita que no es mia, pero viene al pelo:"tot està per fer i tot és possible"
Al·lusió a un vers del poema «Ara mateix», de Miquel Martí i Pol, del llibre L'àmbit de tots els àmbits (1981).
Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.

Es la fuerza de las palabras, que nadie se ofenda. Una abraçada.