Libelloides Longicornis


Desconozco si éste es un animal raro. Lo que si puedo afirmar es que tan sólo se puede encontrar en unas fechas muy determinadas, al menos en la zona que frecuento. Durante un par de semanas son los reyes (o las reinas) del prado, y se les puede ver cazando en vuelo no muy rápido justo al final de la primavera. Después ya aparecen sus primas las Libélulas de verdad para imponer su ley durante el resto del verano. Las Libelloides no son difíciles de fotografiar, lo realmente difícil es que estén, jejeje, al menos en la fase voladora. Verlos a contraluz en el aire es un espectáculo ya que el volumen y color de las alas les delatan. Fue de esa manera que vi a éste ejemplar y lo seguí con la vista hasta que se posó. Mientras me acercaba a rastras  tomé varias imágenes para tener como mínimo alguna foto para identificarlo:





Después, con mas calma y muy despacio, tomé alguna imagen más cambiando el encuadre de varias maneras para incidir más en el tema artístico, además del documental:


Probé de fotografiarlo en vuelo, con pésimo resultado:


E incluso volví al día siguiente ya con la idea en la cabeza de hacer esta entrada en el blog. No me costó mucho volver a encontrarlos:



¿Y porqué he elegido la primera foto de esta entrada como cabecera de la misma? Pues porque la casi simetría del animal y el fondo le da un rollete extraño a la foto, ya sabéis que casi nunca centro los motivos, pero en este caso creo que le da fuerza y por eso la he elegido como "portada".
Y un par de comentarios. Para la identificación del animalito me he servido de un excelente sitio como es Biodiversidad Virtual, y también leí una magnífica entrada en el blog de Faluke. Que menos que citarles si me he servido de ellos...

7 amigos han escrito:

diminuto blog dijo...

Qué suerte tienes... Es uno de mis insectos pendientes.

En cuanto a relacionar la "desaparición" de Libelloides con la "aparición" de odonatas, no es un dato muy exacto, Martín, ni conozco esa relación en ninguna geografía.

Tampoco puede considerarse que las Libelloides, en general, sean fáciles de fotografiar -otra cosa es tener suerte con un ejemplar, en particular, y circunstancialmente-. Antes bien, su "fina visión" y su carácter desconfiado les convierte en ejemplares no demasiado fáciles -aunque posibles- para fotografiar.

Esperaré mi turno. Porque lo tendré...
A todos nos llega nuestro turno.

Martin Gallego dijo...

Si señor, la naturaleza siempre nos brinda una y dos oportunidades, tendrás las tuyas. Me parece que nos separan muchos quilómetros, pero me ofrezco a llevarte al prado donde habitan las Libelloides...

Helen López dijo...

Bonitas fotos...

http://publillusion.blogspot.com/

MartinAngelair dijo...

Casi me la pierdo,...


...y me ha encantado.




(alguna vez he entrado en el primer enlace que nos recomiendas y ahora visito el blog de Faluke)




Muchos besos.
B.T.C.M.

Salva dijo...

La primera es bellísima.

Cata Loshuertos dijo...

Si señor!!! A esto le llamo 'fotografía de aproximación' sin duda la paciencia es lo más importante. (y tener 'bicho', claro)
Saludos

Vivian dijo...

...que maravilha de espaço
encontro aqui!

parabéns pelos clicks
únicos.

estas sequencia da libélula
ficou divinal!

abraços desde o Brasil!