Excavadora


Ayer domingo por la mañana, mientras la mayoría de gente iba a la playa o a fotografiar la carrera de el corte inglés, cogí la mochila y me lancé al monte a buscar bichos para fotografiar. Hasta ahí todo normal, mariposa por aquí, escarabajo por allá, cuando de repente una enorme masa amarilla apareció en mi horizonte visual. Como llevaba los ojos programados en modo macro , tuve que cambiar a gran angular para poder abarcar toda la extensión del enorme engendro abandonado que tenía frente a mí. Literalmente, me quedé en estado de shock. Aquello era totalmente inesperado y fotográficamente desafiante. Así que con la configuración que llevaba para fotografía macro a pulso de animales minúsculos (cámara, objetivo de 105 mm estabilizado y difusor para flash integrado), me puse a buscar fragmentos  visualmente atractivos de la bestia amarilla, como si la suma de pequeños detalles la hiciera un poco menos fea. Y no es por nada, pero cuando dí por terminada la sesión  me fuí tan contento a casa como si hubiera fotografiado la mariposa mas rara del mundo (bueno, casi, espero que esto no lo lea el Dr. Frikosal...).
Que extraña es la mente humana si un pedazo de rueda lo podemos llegar a ver, digamos, interesante.

10 amigos han escrito:

Jaime Capote dijo...

Vaya, si por eso ves la mente humana extraña, yo debo de estar "pallá" por estar fotografiando cables últimemente.
Los caminos de la fotografía son inescrutables...

Pablo Vicens Hualde dijo...

Preciosa foto Martín.
¿por que iba a ser menos interesante un trozo de rueda que un trozo de flor o de insecto? :-)

Gonzalo g. Arroyo dijo...

muy bonito este detalle. a veces la fotografía nos sorprende con cosas como la que relatas.

un saludo

ercanito dijo...

Normal que te sorprendieras. Tú buscando bichitos entre las piedras y chocas con ese "yellow diplodocus".

Leí no recuerdo dónde que cuando se va a hacer fotografía macro al campo lo primero que tienes que llevar es un angular. Esto me extrañó tanto que aunque no me estaba gustando lo que leía me sentí obligado a continuar con la lectura. El motivo era que con la fotografía macro normalmente vamos con la cabeza agachada, e incluso somos capaces de llevarnos una hora fotografiando "cosas" en poco más de un metro cuadrado. Muchas de esas veces en las que el dolor de espalda nos hace levantarnos a estirar los músculos se pueden divisar paisajes interesantísimos, y con un ángulo de visión tan cerrado no se puede aprovechar ese descubrimiento.

Yo desde luego cuando hago macros no me llevo ni la bolsa. Me cuelgo cámara y macro al cuello y "lo que salga salgó". Jeje.

Un abrazo

Daniel Rico dijo...

Muy bien resuelta la situacion, me gusta mucho la foto. A veces vas a por una cosa y vuelves con otra.

P.d. Hace tiempo que sigo tu blog y me tienes super-intrigado con el difusor para el flash integrado ;)

Martin Gallego dijo...

Pues es un accesorio que no me importa recomendar porque es muy barato y ligero, además de que sirve para varias cosas: macro, retrato, etc. Es éste:

http://shashinki.com/shop/images/SPRT-PUF.jpg

Y montado queda así:

http://www.backfocus.es/wp-content/uploads/2008/11/difusor.jpg

Creo que hay de varias marcas, y en tienda física vale 10-12 euros.
Ercanito, yo tiendo a llevarme todo lo que puedo arrastrar, porsiaca. Así tengo las cervicales...
Saludos y gracias a todos por pasar!

Josep Fábrega Agea dijo...

En consonancia con tu artículo:

"Hasta los...!"
he publicado un post de cabreo.
Lo digo por si te quieres pasar a leerlo.

A propósito de la foto tengo toda una serie dedicada a una excavadora. 24 fotos de porciones de maquinaria. me lo pasé bomba.

Daniel Rico dijo...

Muchas gracias por lo del difusor !!
Enhorabuena por el blog.

XuanRata dijo...

Lo interesante de esta rueda es la grieta, y esa calidad mineral de toda la imagen. Buscar grietas sería otra de las mil maneras de describir esto de la fotografía.

Samuel dijo...

Chiquito bicho te encontraste, esa si que es la abeja reina.