Ramón el de las sartenes

Es de Cehegín, Murcia. Fuímos con unos amigos que querían comprar un juego de sartenes de las que él hace a mano, y me quedé maravillado al ver su taller. En él habían detalles maravillosos, elementos acumulados a lo largo de una vida. Después de charlar un rato y coger confianza, nos contó la siguiente anécdota: parece ser que un pastelero amigo suyo le encargó unos moldecitos muy pequeños con formas diversas para hacer mazapanes o polvorones. Lo malo es que le encargó una cantidad enorme, a lo que Ramón le replicó: "¿Y para que quieres tantos?" "Pues para tener cuando te mueras, claro", le dijo el otro. Y Ramón nos lo explicó entre risas con toda la naturalidad del mundo, como sólo la buena gente sabe reírse de sí misma.

15 amigos han escrito:

david perez marin dijo...

Vaya tela de taller... el mío, debo reconocer que no llega a ese nivel... en cambio mi habitación, según la opinión de Ana... sí!
Esta foto me gusta, me hace pensar en las ilustraciones de N. Rockwell. Sólo faltarían los niños.
Con el encuadre, has dividido la atención en los puntos precisos. Muy narrativa!

Ángel Corrochano dijo...

Que bella imagen... parece sacada de otros tiempos. Un taller que invita a recorrerlo con la vista deleintándose con todos sus detalles. Excelente foto

Cordiales saludos

Javier dijo...

Hola, paso por aquí de vez en cuando, hoy quería comentarte que la fotografía es maravillosa. La imagen tiene un gran sabor y produce incluso ternura. Invitas a adentrarte con la mirada en su taller y en la historia de Ramón e imaginar todo su pasado. Un saludo

Ana María Espinosa dijo...

Parece la escena de un cuento, Martín. Qué bonito

frikosal dijo...

Impresionante, este debe ser como aquel relojero que saqué en el blog , solo que al relojero me lo inventé :)
Y la foto me encanta.

Xurde dijo...

A mi me parece una foto artesanal y de cuidados detalles, la luz entrando por la ventana seguro que ayudo un montón para conseguirla.

Saludos de vuelta

Crissant dijo...

Excelentes trabajo encuentro aqui!

Quimera dijo...

Me encanta esta foto! Y la anécdota también.

Pakolandia dijo...

Hola Martín excelente Blog y excelentes fotografías.

XuanRata dijo...

Si es que hay gente que cuando se muere rompe el molde.

Hermoso paisaje.

Mª Angeles y Jose dijo...

Me encanta esta foto, me ha recordado ese olor tan caracteristico que tenian estos talleres de reparacion de zapatos, una imagen muy entrañable.

Saludos

Jose Casielles

http://www.casielles.es

Sergi dijo...

Mira que te gusta el 16:9.

Saludos.

Elisa dijo...

Preciosa foto y muy bien acompañada con esa dulce historia.
Un beso fuerte

Albert {in itinere} dijo...

Maravillosa!

Anónimo dijo...

Desde Barcelona a Cehegín (mi pueblo) a comprar una sartén...aunque creo que la foto está, cuanto menos, al nivel de la sartén artesanal.