La soledad del fotógrafo



Cuando salgo a fotografiar disfruto de la soledad. Da igual si estoy en la zona mas concurrida de la ciudad, o en un páramo yermo en medio de la nada. Estamos solos la cámara, mis ojos y mi cerebro buscando imágenes, cazando aquel encuadre que muestra una imagen hermosa o no, pero irresistible a la vista. Y estar sólo aunque esté rodeado de personas es sinónimo de concentración, de capacidad de abstracción, de buscar hasta encontrar aquello que se esconde tras una figura, una mirada o en la última luz del atardecer. Preciosa soledad creadora de Arte, bálsamo para mis sentidos.
Olympus E30 + Zuiko 14-54 II + Filtro Pop Art

12 amigos han escrito:

XaviH dijo...

Sí, la soledad del fotógrafo... dificil de encontrarla con tres niños pequeños!! Un abrazo Martín.

alfonsodf dijo...

Ya veo que te has hecho con una unidad de prueba, ya dirás como va, tengo curiosidad.

Me da la impresión de que es una E-3 con 2 megapixels adicionales, peor construcción y unos cuantos efectos chorras como única novedad, nada que justifique la burrada que piden por ella.

Martin Gallego dijo...

Uf, Xavi, los que tenéis tres niños merecéis un monumento!
Hola Alfonso. Pues en realidad esta foto es del grupo de imágenes que tomé para el artículo de quesabesde. Algunas se quedaban en el tintero y no lo merecían.....
A mi me ha gustado la cámara, claro que el tema precio será determinante. Pero como aparato la veo muy equilibrada, en algunos aspectos mejor que la E3.
Esperaremos a ver a cuanto sale, yo también estoy interesado personalmente.
Un saludo y buen año!

Abe Sanchez dijo...

Pues es cierto que cuando vamos solos parece que encontremos oros puntos de vista, qizas sea porque no nos vemos influenciados.
Buena reflexion.
Un saludo.

Elisa dijo...

Preciosa foto, tiene mucha fuerza!!! Con veinte años viajaba con amigos, y siempre me quedaba atrás haciendo misi fotos. Ahora, viajo sola...y es que creo que la soledad es un matiz fundamental en cada fotógrafos...gracias por compartir estas preciosas imágenes. Felices fiestas y un beso

ercanito dijo...

Qué bien descrito Martín. Esa soledad imperturbable vale lo que no se paga con dinero. A seguir así...

Ivana Vallés dijo...

La soledad de un fotógrafo no se aleja demasiado de la soledad de un escritor, así como genéricamente de cualquier artista.

Únicamente Soledad y tú -y si Inspiración hace acto de presencia mejor que mejor-, personalmente.

F. Antolín dijo...

Sí, mejor ve solo. Porque ir contigo a hacer fotos es armarse de paciencia y oir siempre lo mismo: "¿estamos todos?" "No, falta Martín", "joder, siempre el mismo" (jejeje)

Martin Gallego dijo...

Jejejej, si, es verdad, lo siento!

Salva dijo...

Bendita soledad, me encanta.

Macià dijo...

Soledad, divino tesoro. Creo que soy del club de quedarse solo con mi cámara. Ya les cogeré, y si no...siempre me quedarán mis fotos. Martín, gracias por tus fotos, tus reflexiones y tus consejos. A ver si cuando la tenga en las manos pesa más la E-3 o los 2 Mp estos dichosos.

Paco CT dijo...

Jeje, eso de la soledad está muy bien, pero cuando voy atu lado no dejo que la disfrutes!! Y eso cómo lo haces? Y aquello como lo mides?? Y aquí que ves? .....

Es un placer poder perturbar tu soledad!