Yo quiero ese trozo!


Esta foto se había quedado en el baúl de las perdidas, y no lo merecía. Es un momento cotidiano, pero por eso mismo la mayoría de veces pasa desapercibido. Los niños son una fuente inagotable de imágenes.
Olympus E3 + Leica 25

4 amigos han escrito:

Isa S.B dijo...

Los niños tienen la magia.
Saludos.

joan dijo...

el trozo no, todo el pastel es mio!!!!!!
aunque estuve encantado que ellos lo disfrutaran, mi gran trozo fue vuestro detalle.

gracias amigos.

Fermina Daza dijo...

Tienes una especial sensibilidad para retratar a los niños, captas perfectamente su espontaneidad.

Saludos

Irene

Paky dijo...

Me gustan las fotos cotidianas, sin posado. y si son de niños, mucho más. La magia de sus miradas, sus sueños, su alegría! Me encanta. Saludos,