Otro fotografo asesinado

Kenji Nagai 1957-2007


Al final las cámaras podrán con las pistolas. En el camino morirá mucha gente haciendo su trabajo. Descanse en paz Kenji Nagai.

13 amigos han escrito:

Martin Gallego dijo...

Asesinado en Birmania. Kenji era fotógrafo de France Presse y las imágenes las tomó un compañero de Reuters.

Màrius LG dijo...

Imagenes escalofriantes pero reales, no es ninguna pelicula, aunque esta realidad se repite a diario en muchos lugares y siempre con inocentes. e.p.d.

LE MOSQUITO dijo...

Terrible, una vez más.
Ojalá sea como dices y la cámara (y la palabra) acaben con las armas.

Un abrazo.

Pedro dijo...

No creo que las cámaras, por desgracia, puedan con las pistolas. Lamento ser tan pesimista en esta asunto. Sin embargo, también creo que merece la pena luchar por las utopías.

Martin Gallego dijo...

Tu lo has dicho Pedro, merece la pena luchar por la utopías. Cada uno tenemos las nuestras, pero hay una común e ineludible: el derecho a la vida. Saludos!

nomesploraria dijo...

mierda

frikosal dijo...

Es dura la imagen del hombre en el suelo ya herido y tratando de seguir haciendo fotos.

Cèsar Pasadas dijo...

Me enteré este viernes...: sentí un frio intenso.
Aunque, como bién dices, la lucha por los derechos humanos y las libertades del individuo -y añado- deberían ser la premisa principal de todos y todas nosotros/as. La razón, la palabra y el amor por la justicia pueden combatir toda la frialdad del mundo...
Pongámosnos manos a la obra!

morgia dijo...

no sé si la paraula i l'imatge podran un dia amb les pistoles, però si sé que sense elles hi ahuria desconeixement i indiferencia devant les atrocitats.

amorenofoto dijo...

Descansa en paz, amigo.

Pi dijo...

Se me ponen los pelos de punta, son imágenes de esas que se recuerdan siempre y espero que revuelvan alguna conciencia...

Al dijo...

Una vez mas, un fotógrafo encuentra la muerte mientras sujeta su cámara, tristeza es lo que siento ahora, mezclada con rabia y una extraña sensación de soledad...

Martin Gallego dijo...

Al, es cierto, cuando pienso en la muerte me asalta una sensación de soledad. Supongo que somos animales sociales. Un saludo.