Lluis



El planteamiento de un retrato siempre es complicado si tenemos la intención expresa de hacerlo y hemos de crear la situación fotográfica para ello. Cada persona, pienso, requiere de una situación, un ambiente, una iluminación diferente. Normalmente no me es posible hacer un retrato de buenas a primeras de una persona, necesito charlar con ella, compartir aunque sea una conversación y un tiempo, y esperar a que se produzca la magia del instante, aquél en que la persona es tal como la vemos y queremos transmitir. En este caso quise destacar el ambiente relajado que vivíamos. Lluis hojeaba una revista de bricolaje, e incluí en el encuadre la cocina, el cenicero, la esquina de la mesa, el fregadero, hasta los trapos de cocina, con la intención de mostrar la deliciosa armonía doméstica que respirábamos.
Olympus E-300 + 14-54

5 amigos han escrito:

IF dijo...

Cartier Bresson, que era un animal, decía que para hacer un buen retrato tenías que convivir con la futurible retratada ni más ni menos que nueve días.

Personalmente, me parece una barbaridad... pero un mínimo de convivencia, o de confianza, sí que hay que generar. De este modo, salen los mejores retratos.

Un día me gustaría escribir un post sobre ello, también! :-)

Espero que el conflicto de tu trabajo vaya mejor, Martín. Un abrazo!

sombras(mi foto) dijo...

Soy una simple aficionada, y los retratos son un reto para el futuro, me parecen buenas tus ideas.
Saludos

Pi dijo...

Es difícil hacer un retrato de alguien si no le conoces. Necesitas conocerle para captar la esencia de esa persona.
Ánimo con el trabajo, el 29 sabíais el final, no?
Un abrazo.

Martin Gallego dijo...

Hola Pi. Acabo de hacer una entrada en Ereinoxcrom explicando como va el tema....

Osselin dijo...

El ambiente de la cocina es el de mi casa cuadno yo era pequeño. Me ha asombrado ver una réplica tan exacta en 2007, casi 50 años después. Genial.