Calabaza


La textura de la calabaza tiene cierto parecido con la piel humana. Jugando con esa similitud, y ayudado por las sombras duras de la luz directa del sol, elegí un encuadre en el que la textura fuera similar a la piel, pero en la forma no reconocemos ninguna parte del cuerpo humano. También se aprecian pequeñas gotas de agua debidas al rocío matinal. Cámara Nikon F-80 mas zoom 28-200 a 70 mm y diapositiva Fuji Provia.

0 amigos han escrito: